Recent Posts

La sexta estrella se hizo esperar 28 años

Unión Española consiguió su sexta estrella como tenía que ser: con un gol decisivo de Sierra y con la pasión de casi dos mil hinchas en las tribunas del estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo.
Fueron 28 años de espera por un nuevo título y los rojos de Santa Laura debieron sufrir hasta el último momento para alcanzar la corona...
En los dos torneos de 2004, Unión Española había sido protagonista, pero no había llegado al título. En el Clausura de ese año llegó hasta la final, pero la experiencia de Cobreloa (que ganó a los rojos el primer partido en Santiago) pesó por sobre las ansias y las ilusiones hispanas. Había quedado un sabor amargo que muchos querían borrar al año siguiente, pero se cambió técnico y se renovó buena parte del plantel, y los resultados durante toda la primera parte del Apertura de 2005 fueron esquivos. El equipo mostró un rendimiento muy irregular y las dudas respecto del funcionamiento táctico se dejaron sentir durante las 19 fechas iniciales del campeonato. Con todo, los rojos de Santa Laura clasificaron a los play offs del torneo, aunque en la décima posición de la tabla general, por lo que debieron definir siempre como visitas las llaves que le siguieron. Y estas no fueron fáciles, porque para llegar a la final, Unión Española debió dar cuenta de Universidad de Chile, primero, y de la Universidad Católica, después, los dos cuadros que habían tenido los mejores rendimientos en la fase inicial.
Pero en los play offs fue otra cosa y la pasión y la garra suplieron mucho de la falta de fútbol que el equipo había mostrado a comienzos de año. Unión jugó tres verdaderas finales para alcanzar su sexta estrella, y superó dos de ellas por la vía de los lanzamientos penales: 3 a 2 ante la U. de Chile, y 10 a 9 frente a la UC, en una serie infartante en el arco norte de San Carlos de Apoquindo.
Ante un Coquimbo Unido jugado por el triunfo, los hispanos intentaron siempre oponer un fútbol más hilvanado, de buen toque en algunos instantes o de trazos largos e incisivos en otros. Las figuras de la noche fueron Ribera, Reyes, Sierra y Neira, pero todos, incluso aquellos que decepcionaron o se fueron antes de tiempo aportaron algo a esa alegría que se extenderá por mucho tiempo y que puso, además, a los rojos de Santa Laura nuevamente en las lides internacionales, jugando la Copa Libertadores de América.