Recent Posts

La inolvidable Copa del '75

El arquero Pérez de Independiente ve cómo se le cuela el remate de Sergio Ahumada en el primer partido de la final de 1975 que Unión ganó 1 a 0.









Siete veces ha participado la Unión Española en la Copa Libertadores de América y seis de esas ocasiones fueron en la década del 70, la Edad de Oro de los rojos de Santa Laura. En 1974, el campeón fue Huachipato y la liguilla para definir a su acompañante en la Copa del 75 fue ganada por Unión Española, que debió superar a Palestino, Santiago Wanderers y Colo Colo.
El siguiente es el recuento que el periodista Sergio Ramírez Banda hizo en 1976 (para una publicación especial de la Unión) de la participación de Unión en la Copa de 1975, año en que el equipo dirigido por Luis Santibáñez se coronó Subcampeón de América.
---
Vivir la Copa Libertadores de América junto a Unión Española es la mejor experiencia de mi trayectoria profesional. Y con el correr del tiempo sigo pensando en que se pudo ganar o mejor dicho que Unión Española debió traer el trofeo a Chile porque lo merecía, porque la campaña de los rojos de Santa Laura fue globalmente superior a la de Independiente, que por ser el campeón llegó a la final en forma desahogada.
Por qué Unión no ganó la Copa del 75 es una discusión que aún se prolonga. Y hay quienes afirman que se perdió la gran oportunidad porque un equipo como el de Unión Española del 75 sólo surge “de vez en cuando” en este país…
Recordar ese equipo estelar es cosa lógica y rememorar la espléndida campaña de la Copa es sumergirse en una actuación histórica.

EN BOLIVIA
Más que los rivales se temía a la altura. Más que a José Willsterman y a The Strongest se les temía a factores extrafutbolísticos que pudieran afectar la opción de Unión Española. Pero el cuadro exhibió clase, coraje y fútbol para “arrancar” dos empates en canchas del Altiplano, resultados que a la postre fueron decisivos en el paso a las semifinales. Y recordamos “como si fuera hoy” el momento en que Vallejos detuvo el penal a Bastida en una atajada portentosa del guardavallas que pasó a Everton.
¿Hubo un equipo que jugara alguna vez mejor que Unión frente a Huachipato en el Estadio Nacional? Aquella noche de marzo del 75 la Unión se “pasó” en el pasto de Ñuñoa y el 7 a 2 sobre el campeón del 74 dio lugar a una exhibición de lujo de Unión Española. Fue una noche de reyes, una noche para no olvidarla jamás.
A los bolivianos se les ganó con relativa facilidad y, como se presumía, The Strongest trató de enredar el partido, pero la superior clase de Unión terminó por imponerse. El paso a las semifinales estaba dado; el camino se veía expedito para que Unión intentara la gran hazaña.

LAS SEMIFINALES
Para simplificar la campaña de las semifinales señalaré dos partidos sensacionales, ambos contra Universitario de Lima. Aquí en Santiago se le ganó en el último minuto con gol de Sergio Ahumada (el verdugo de los peruanos) y en la capital del Rimac la Unión sacó un empate que debió ser triunfo. Pero eso bastó para que la Unión pasara a las finales. El otro rival –Liga Deportiva Universitaria de Ecuador– había tenido el atrevimiento de ganar a los rojos en Quito, pero aquí en el Estadio Nacional el desquite fue tremendo. La novedad estuvo en que Liga presentó a un jugador que causó muchos dolores de cabeza, el Polo Carrera, que en Quito fue un portento en el triunfo local.

LAS TRES FINALES
Y llegó la final con Independiente, la primera en Santiago de Chile, con un triunfo espectacular y agónico en el que una vez más Sergio Ahumada fue el héroe. Al final de los 90 minutos, creí que Unión iba a ser el campeón de la Copa Libertadores de América. Ahí pensé que el fútbol chileno iba a lograr su primera estrella internacional.
En Buenos Aires, tras el primer tiempo espléndido de Unión Española, el cuadro se desdibujó en la segunda etapa permitiendo a Independiente sacar el 3 a 1 que obligaba a una definición en Asunción. A esa altura, Unión Española había cumplido con creces, pero el título seguía siendo la gran ambición del club y de todo el país.
¿Qué pasó en la capital de Paraguay? Nada extraño. Sencillamente jugó mejor Independiente en la finalísima, utilizando sus reservas físicas para emplearlas en esta confrontación decisiva. Aun perdiendo la Copa, Unión dejó acreditada la capacidad que le llevó a definir el trofeo con el poderoso Independiente.

Sergio Ramírez Banda